Sinoé

Sinoé

sábado, 8 de diciembre de 2012

OBSESIÓN Y POSESIÓN



Estimados lectores, una vez abordados los 7 chakras principales de nuestro ser físico, creo interesante esclarecer los conceptos de obsesión y posesión, ya que tienen mucho que ver con nuestra administración energética.

Desde tiempos inmemorables, tanto la Ciencia Convencional, como la Ciencia Espiritual y las grandes religiones, han dado sus puntos de vista sobre estos casos, creando ciertas confusiones al ciudadano de a pie, pero desde mi postura creo que unos puntos de vista no anulan a los otros, sino que se complementan en alto grado.

Veamos pues las definiciones desde los diferentes puntos de vista, empezando por la Ciencia Convencional.

La palabra “obsesión ” proviene del término latino “obsessio” ,que significa “assedio”, esto es válido para cualquier punto de vista, ya sea en Ciencia Convencional o Ciencia Espiritual, ya que la tendencia religiosa no aborda este término, pero sí el de posesión.

La palabra “ posesión “ proviene del término latino “ possessio “, que deriva del verbo “ possidere “ y a que a su vez se compone de “ sedere “( sentarse ) y del prefijo “ pos “ o “ pose “ que equivale a ( poder ), por lo tanto la posesión es la capacidad de asentarse o de fijarse en un lugar determinado. 


Obsesión según la Ciencia Convencional

Se trata de una perturbación anímica producida por una idea, pensamiento o sensación, fijos, que con tenaz persistencia asaltan la mente de forma indeseada, de forma repetitiva estas ideas o sensaciones, causan angustia en el ser que las padece, teniendo la sensación de no poderse librar de ellas, causándole un aumento de tensión y en su afán de disminuir dicha tensión, el ser empieza a realizar ciertas conductas, también repetitivas y realizadas siempre de la misma forma, como si fuera un ritual, llamadas compulsiones.

Aclarar también, que todos tenemos nuestras pequeñas manías o síntomas obsesivos, con sus rituales compulsivos añadidos, por ejemplo ( haber cerrado el coche una vez ya estacionado, y al cabo de 20 segundos y de estar ya a 20 metros de él, volver a comprobar que está cerrado, o levantarse de la cama por la noche para comprobar si hemos cerrado la llave del gas ), cuando estas conductas se vuelven demasiado frecuentes y ya interfieren en la vida socio-laboral, es cuando realmente estamos hablando, de Obsesión.

Pero la Ciencia Convencional, no nos dice de donde proceden estas causas, sino que se limita a tratarlas por medio de la farmacología específica para estos casos, atacando siempre la consecuencia en vez de la causa, por medio de ansiolíticos o antidepresivos con sus efectos secundarios, quizás acabemos con la obsesión, pero si no erradicamos sus causas, no estaremos nunca exentos de volver a obsesionarnos, aparte de crear otras patologías a causas de los dichos efectos secundarios, de la farmacopea convencional.


Obsesión según la Ciencia Espiritual

Como muy bien dice la Ciencia Convencional, se trata de una perturbación anímica producida por idea, pensamiento o sensación, por lo tanto entramos en el ámbito del Alma y de la Mente, pero porqué se perturba la Mente o El Alma?, esta cuestión, solo nos la puede resolver la Ciencia Espiritual.

Las causas de Obsesión provienen de varios factores, siendo los más frecuentes: problemas re encarnatorios, tendencias viciosas, egoísmo excesivo, ambiciones desmedidas, aversión a ciertas personas, futilidad, vanidad exagerada, apego al dinero y así sucesivamente en esta línea de bajas vibraciones, desde chakra Plexo solar, pasando por chakra Sacro, hasta chakra Raíz.

Recordad, que el funcionamiento inadecuado de nuestros Centros Energéticos, en sus funciones de captación o emisión, son los que crean los desequilibrios vibratorios en nuestro Ser, bajando la vibración, atraeremos siempre entidades afines a dicha vibración, que envolverán nuestro Cuerpo Etérico, en caso de chakra 2, y nuestro Cuerpo Emocional en caso de chakra 3, por lo tanto, justo ahí está el nexo entre nuestro Ser físico y nuestra Alma y a través de la Mente, estas entidades son la que nos provocan Obsesión e intentan mandar en nuestra vida, creando dichas compulsiones anteriormente expuestas, pudiendo añadir otras como: obsesión sexual, anorexia, avaricia o celos entre otras, todas ellas como podemos ver de carácter obsesivo compulsivo.

He mencionado antes, que uno de los factores más frecuentes que causan la Obsesión, es el factor reencarnatorio, me explicaré: Cuando desencarnamos, nos llevamos con nuestra Alma y Espíritu, nuestras ideas, nuestros pensamientos, nuestras adicciones o apegos, y todo nuestro aprendizaje, este compendio de vibraciones, nos da una frecuencia en la cual seguiremos existiendo, pero en este viaje entre encarnación y encarnación, al llevarnos por ejemplo apego al tabaco, o al alcohol y que aun no hemos trascendido, es cuando podemos obsesionar a otro ser encarnado en vibración afín, asediándolo e incentivándolo en su vicio para compartirlo con nosotros, así pues hay mucho ser desencarnado y con muchos apegos, que en cuanto bajemos la vibración, nos pueden asediar u obsesionar progresivamente.

Por lo tanto, como siempre digo, hay que mantener las vibraciones lo más altas posibles, para así prever este tipo de patologías.


Posesión según la Ciencia Convencional

Desde el punto de vista de la Ciencia Convencional, este fenómeno solo se atribuye al trastorno psiquiátrico disociativo de la Mente humana, es decir, solo se basa en la creencia de que el paciente se cree o se siente poseído por un Demonio o una Divinidad, lo que se conoce según esta Ciencia como Demoniopatía. Con lo cual, estamos hablando de la posesión de la Mente por una entidad del mal.

Casos de doble consciencia o de múltiple personalidad, detectados y publicados a finales del siglo XVIII por grandes científicos estudiosos y que no en vano coinciden con el gran movimiento espírita de la época, hacen pensar al ciudadano de a pie, al no tener explicación científica de peso, que se trataba de posesiones demoníacas, puesto que las actitudes violentas y agresivas de los pacientes, los descontroles de la personalidad, tener la capacidad de hablar diferentes lenguas a la perfección sin haberlas aprendido anteriormente o incluso levitar, así como tener una repulsión absoluta a todo lo considerado el Bien, no tenían explicación lógica o conocida.

Pero a día de hoy, la Ciencia Convencional ha avanzado bastante y no acepta la posesión como tal, sino como he mencionado anteriormente, un trastorno disociativo de la Mente humana.


Posesión según la religión católica

Desde el punto de vista de la religión católica, la posesión no es un trastorno mental, sino éste la consecuencia de la posesión de todo el Cuerpo Físico enteramente, por una entidad diabólica o demoníaca, esto es normal porqué la religión católica siempre se ha creído poseedora del Bien, y todo lo que no sea Bien es Mal y por lo tanto, obra del Diablo.

El mantener esta dualidad les va perfecto para sus intereses, puesto que al pensarse sabedores y hacedores de todo Bien, también se creen desposeedores de todo Mal, y es cierto que la mayoría de exorcistas son religiosos, es sabido por todos que en la Iglesia están repartidos los mas grandes exorcistas de la historia, que afortunadamente a día de hoy, ya trabajan con psiquiatras antes de proceder a un exorcismo en toda regla, discerniendo previamente si se trata de casos de posesión o simplemente enfermedades mentales, que no tiene nada que ver con el Diablo.


Posesión según la Ciencia Espiritual

La ciencia espiritual nos dice, que la posesión diabólica o por entidad del Mal en el Ser físico, es el bloqueo producido a los chakras 4, 5 y 6, es decir, Corazón, Garganta y tercer Ojo, por dicha entidad al rotar los Centros Energéticos de manera muy inadecuada, es decir, cuando la vibración desde nuestro Corazón es de desamor casi absoluto o de Corazón duro, cuando nuestras palabras son absolutamente disonantes y soeces y cuando nuestra visualización y enfoque energético lo apuntamos hacia el Mal por interés propio, esto produce una bajada absoluta de vibración, tanto en los chakras superiores como en los inferiores si lo estamos haciendo continuamente, y es por eso que atraemos a entidades afines que al final controlarán todo nuestro ser, habrán tomado posesión sobre nuestra Mente a través del tercer Ojo, sobre nuestra Garganta a nivel comunicativo, sin ser ya dueños de nuestras palabras y tomarán posesión sobre nuestro Corazón, causando un desamor casi absoluto, entrando en círculo vicioso que solo por exorcismo podremos solucionar, poniendo otra vez a tono todos los Centros Energéticos e instruyendo al paciente a mantener siempre altas sus vibraciones.



Afortunadamente a día de hoy, la mayoría son casos de obsesión que se pueden tratar bastante fácilmente por medicina convencional o terapia emocional y pocos los casos de posesión, siendo estos últimos los más complicados y también los más notorios y espectaculares.



Esto ha sido todo en cuanto a estos términos se refiere, espero haber aclarado conceptos o como mínimo haceros pensar en ello.



Un saludo desde el Corazón!