Sinoé

Sinoé

viernes, 15 de agosto de 2014

MEDITACIÓN





Estimados seres de luz, hace ya bastante tiempo escribí un post “ El arte de la meditación”, hoy releyéndolo, algo en mi interior me ha dicho que lo ampliara y lo actualizara, y eso es lo que he hecho, deseo de corazón que os sirva y os guste.

Hablar de meditación es hablar de uno mismo, practicar la meditación es, por lo tanto, practicarse a uno mismo, al desarrollar este verdadero arte estaremos iniciando un camino hacia nuestra esencia que empieza en nuestro Ego y acaba en nuestro Yo, el hecho de encontrarnos con nuestra realidad esencial, nos proporciona paz y tranquilidad entre otros beneficios de los cuales hablaremos más adelante, también a partir de nuestra búsqueda interior encontraremos el camino para ayudar a los demás, es decir, según mi punto de vista y mi experiencia, hay dos tipos de meditación, la subjetiva y la objetiva, pero solo desde la primera encontraremos la segunda.

ETIMOLOGÍA

Según la Real Academia de la Lengua Española, meditar (Del lat. meditāri) es (“1. tr. Aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo, o discurrir sobre los medios de conocerlo o conseguirlo. U. t. c. intr.” –RAE, 22 edición-). Me parece una apreciación excelente, pero siempre mi intención es ir más lejos, así pues, la palabra meditar me sugiere a través de su raíz “med,” el medio, la vía, el camino; pero el camino hacia donde?, precisamente hacia el Yo, curiosamente la palabra Yoga que tiene mucha relación con meditar, lleva el Yo incorporado, pero este detalle lo abordaremos más adelante; sigamos con meditar, medi-tar también me sugiere el medio de estar conmigo mismo, pero se me ocurre otra sugerencia no menos importante, meditar también puede ser editarse a si mismo ( me-editar ), y que es editarse a uno mismo?, pues no es más que hacerse evidente sobre uno mismo y reconocerse, religarse ( religión ), es decir, juntar el Ego y el Yo. Precisamente hablando de juntar y si ahondamos más en la etimología, nos daremos cuenta de que el origen sánscrito de Yoga es ioga que a su vez procede del verbo iush, que significa juntar, unir, ayuntar, por ejemplo el yugo es una pieza que se usa para juntar dos bueyes de tiro, también de la misma raíz, o conyugal o subyugar, por lo tanto, la relación que existe entre el Yoga y meditar está muy clara; la meditación nos lleva a muestro Yo, nos une a nosotros mismos y subyuga nuestro Ego.

BENEFICIOS DE MEDITAR

Realmente meditar es vivir el instante, el aquí y el ahora, sentir cada momento intensamente y saborearlo por completo, sacar su esencia aunque el momento sea amargo, porqué solo así trascenderemos el tiempo, la mente causal y la emoción, quedándonos solamente con nuestro corazón, es decir, el sentir y el amar.

Innumerables son los beneficios de meditar a diario, sobre todo subjetivamente, en el ámbito espiritual y energético encontraremos paz interior porqué estaremos equilibrando nuestro Ego con nuestro Yo, por lo tanto estaremos conociendo los dos extremos de nuestro Ser, tomaremos consciencia de nuestra realidad interna, llevándonos a romper viejos esquemas o no válidos y construir esquemas nuevos, tomaremos también consciencia de nuestra respiración, sabremos lo importante que es saber respirar adecuadamente; todos estos beneficios sutiles nos conllevarán a los beneficios físicos, todos nuestros órganos vitales se verán reforzados, nuestra mente consciente se expandirá y nuestras causas serán más meditadas, recibiendo así consecuencias más óptimas, podremos incluso aliviar y en algunos casos sanar algunas patologías que padecemos, simplemente por nuestra ignorancia, solo por el mero hecho de insuflar sabiduría en ellas mismas. Meditar debería ser un hábito diario como lavarse los dientes, comer o ducharse, es el mejor hábito preventivo para evitar desequilibrios psíquicos, stress, ansiedad, depresiones y con ello sus consecuencias físicas.

MEDITACIÓN SUBJETIVA

Como antes he detallado, este ámbito meditativo de carácter subjetivo consiste en encontrarse a uno a mismo, dejando a parte el resto del mundo externo a nuestro Cuerpo Físico, esto es así porque consideramos que nuestro Cuerpo Físico es el Templo del Dios vivo, se trata de retirarnos en nuestro Templo e ir conociendo todas sus estancias, todos sus recovecos, sacar provecho de nuestras capacidades, en definitiva, ir conociendo el Ser que somos y el Ser en que nos podemos convertir.

De esta forma, podremos trabajar nuestros órganos vitales aprendiendo a visualizarlos con nuestro Tercer Ojo, seremos capaces de ver en que estado están y empezar a sanarlos, podremos administrar nuestra respiración acomodándola a nuestros órganos, en definitiva también estaremos potenciando el Chacra 5 o Tercer Ojo para otras cuestiones.

Otra de las características de la meditación subjetiva, es el aumento de vibración energética producido al contraer nuestro Ser en este divino Templo, al abandonarnos en su interior solo percibiéndolo desde sus entrañas, no notaremos nuestro envoltorio físico, eso nos distraería mucho de nuestros objetivos internos, este mecanismo es el que causa el aumento de vibración y con ello el principio de la expansión de la Consciencia.

La expansión de la consciencia o de la mente consciente, se produce inmediatamente después de la máxima contracción de nuestro Ser en meditación, en ese preciso instante la mente consciente invade progresivamente el espacio subconsciente, esto causa el despertar del Cuerpo Etéreo primero y luego el Cuerpo Astral y con ello su posible desplazamiento o viaje, desatándose del Cuerpo Físico pero unido a él por el cordón de plata.

Este principio de expansión, es el que nos hace ampliar nuestros puntos de vista, es el que nos hace romper con ciertos dogmas adquiridos y es el que nos hace replantear nuestra existencia, y por último, es el que nos conduce a la meditación objetiva, ya que es la prolongación y y aprovechamiento de esta misma expansión.

MEDITACIÓN OBJETIVA

Una vez vista y llevada a la práctica la meditación subjetiva, estamos preparados para iniciarnos en el ámbito de la meditación objetiva. Este tipo de meditación es la consecuencia de la subjetiva, dicho de otra forma, es la expansión después de la contracción producida anteriormente, el objetivo de este ámbito meditativo, es aprovechar toda la energía expandida desde nuestro subconsciente, para concienciarla de nuevo usando la mente consciente y focalizando en objetivos concretos, por ejemplo: Puedo meditar en mi hígado o en mi rodilla, o en órganos vitales de otra persona, animal u objeto, también puedo meditar en una palabra concreta para profundizar en ella, o bien sentir el agua en mi Cuerpo Físico mientras me baño y disfruto del mismo estando en el aquí y el ahora.

Este maravilloso chorro de expansión de energía universal, lo podemos dejar fluir por su propia naturaleza, sin objetivo alguno al poner nuestras manos sanadoras sobre un paciente, esta franja energética es suficientemente “inteligente” para posarse en un foco de conflicto energético y aliviarlo por si sola; es evidente que antes ha pasado por nuestro Ser siendo canal de la misma, por la propia contracción subjetiva en meditación.

También podemos aprovechar esta expansión energética objetivamente, poniendo la mente consciente en ello y administrando con nuestras manos, Tercer Ojo e incluso aliento los mismos conflictos energéticos expuestos antes; quiero aclarar que el hecho de poner la mente consciente no quita el hecho de poner el corazón, este último es imprescindible para la meditación y para la sanación, puesto que es AMOR.

Por lo tanto y a modo de resumen, el mecanismo es el siguiente: Empezaremos por meditar en ámbito subjetivo, contrayendo nuestro Ser al igual que se contrae un muelle, esta contracción nos llevará a un estado de vacuidad, denominado también “la nada”, dicho estado divino es el trampolín a la expansión de nuestro Ser a través de la Consciencia, expansión progresiva y amplia de energía universal con la cual podemos hacer dos cosas, una: dejarla fluir tranquilamente a través de los poros de nuestra piel, a través de nuestras manos y a través de nuestra respiración, ella misma es suficientemente “inteligente” para interceptar núcleos de conflicto energético en otros Seres y, si no resolverlos, empezar a aliviarlos; esto es maravilloso a nivel de sanación. Dos: podemos aprovechar este chorro brutal de expansión administrándolo ordenadamente en los objetivos que queramos, a través de nuestro Tercer Ojo, también de nuestra vista física y sobre todo desde el corazón.

Otra de las características de este tipo de meditación es “el decretar”, en plena expansión de consciencia es maravilloso decretar de cara al Universo, cualquier tipo de proyecto o de intención que queramos ver realizada, sin duda se cumplirá porque el Universo solo saber decir SI, en este caso es el Chacra garganta es el protagonista evidente de esta comunicación hacia el Universo.


Así pues, estimados/as lecoters/as os recomiendo encarecidamente que meditéis a diario, es preventivo, es maravilloso porqué os conoceréis más, no temáis de conoceros, no os dejaréis de sorprender.




Recibir un meditativo saludo!