Sinoé

Sinoé

lunes, 22 de junio de 2015

SAQUEMOS A FLOTE LA ALEGRÍA!



Resultado de imagen de alegria abstracta


La alegría

Hola de nuevo, estimados y alegres de seres de luz, estoy alegre de saber que seguís leyendo mis escritos, cosa que os agradezco de corazón; pero también estoy alegre por que progresivamente he ido desenmascarando en mi mismo esa alegría, que a veces se esconde en los recovecos de mi ser. Es por eso que hoy quiero transmitiros mi punto de vista sobre este tema.

Esta palabra procede del latín “alicer” o “alecris” que significa vivo o animado. Es un estado interior, fresco y luminoso, generador de bienestar general, de altos niveles de energía y de una poderosísima disposición. La alegría es un tipo de emoción que demuestra una acción constructiva pudiendo ser percibida en todo Ser, siendo así que quien la experimenta, la revela en su apariencia, lenguaje y actos. La tristeza sería la emoción contraria. También se puede definir como el estado de ánimo más confortable por el cual se puede pasar. Se simboliza con el color amarillo, También se compara la alegría con el optimismo o el placer, porque si hay alegría, hay también placer y optimismo.

Conocerse a uno mismo no es nada difícil y es elemental, no puede ser difícil ya que no necesitas aprender nada para saber quién eres, la clave está en desaprender algunas cosas que enmascaran nuestro auto conocimiento, he aquí 3 premisas.

La primera: desaprender que te importen las cosas.

La segunda: desaprender que te importen los pensamientos.

La tercera se da por sí sola: ser testigo.


Lo primero es empezar a observar las cosas. Por ejemplo, siéntate frente a un árbol y mantente observador, no pienses en él, no preguntes ni qué tipo de árbol es y ni tan solo juzgues si es bonito o feo, alto o bajo. No crees ondas de pensamientos alrededor de eso, solo observa el árbol. Vendrá seguro el pensamiento, es lo aprendido, en este caso hazlo a un lado, apártalo y sigue viendo lo que veías. Al principio cuesta un poco, pero con el tiempo empezarán a darse intervalos de pensamiento. Encontrarás que surge una tremenda alegría a partir de esta simple experiencia.

El segundo paso es más sutil ya que no será un ser tosco, en vez de observar un objeto, observaremos una fotografía. El mecanismo es el mismo, no hemos de poner la mente en ella, solo observar sin recordar nada de la misma, al igual que el árbol, la foto está ahí y entre tú y ambos hay un espacio, un intervalo vital en el cual surge la gran alegría.

La tercera y definitiva, cierra los ojos y observa cualquier pensamiento que pase por tu mente, pero sin pensar en el pensamiento, en tu pantalla mental surgirán luces, nubes, recuerdos etc. Solo limítate a observarlo sin pensar, inténtalo. Este tercer paso es más difícil que el anterior pq un pensamiento es más sutil que una foto y una foto más sutil que un árbol.

Sin embargo, si ha sucedido lo primero sucederá lo segundo y lo tercero, es cuestión de tiempo.

Pero aún podemos ir un poco más lejos, nuevamente será más difícil por qué esta vez nos dedicaremos a observar al observador, es decir, a nosotros mismos, estamos solos, sin pensar, ni juzgar, volviéndonos a nosotros mismos y siendo testigos. Llegará un momento en que sucederá, ha de suceder. No hay que preocuparse.

Cuando esto ocurra, por primera vez sabrás que es la alegría. No es algo que pueda suceder y pueda después irse. Eres tú en tu ser más auténtico, tu verdadero Yo, nunca desaparece ya que es eterno.



En resumen, has de desaprender cosas, pensamientos. Primero observa lo tosco, después observa lo sutil y más tarde observa lo que está más allá de lo tosco y lo sutil, se testigo!




Recibid un alegre abrazo de luz!





Os informo que podéis pedir cita para consulta de Tarot Terapéutico
al 606 701 936 o bien a sinoelegipcio@gmail.com.


miércoles, 17 de junio de 2015

EL INTERVALO, EL 0, LA NADA Y EL TODO



Resultado de imagen de intervalos abstractos cero, nada



Estimados seres de luz, lo más autentico y verdadero es el intervalo, ese instante divino entre dos pensamientos, entre dos deseos, dos emociones, dos sentimientos. Esa extraordinaria pausa entre el sueño y la vigilia o ese espacio sutil y vital entre Cuerpo Físico y Alma; cuando el amor se vuelve odio, la pausa en la que ya no es amor pero todavía no es odio; cuando el pasado se vuelve futuro, la pausa en la que ya no está ahí pero el futuro no ha llegado, ese micro instante, ese el presente, eso es el AHORA. Es tan pequeño que no puede ni si quiera considerarse parte del tiempo; es el no-tiempo y es tan minúsculo que ni tan solo puede ser dividido. Esta pausa llamada intervalo es indivisible y llega a cada momento en mil maneras distintas.

Así pues, en 24 horas experimentamos esos intervalos tantas veces, que es un milagro que ni nos demos cuenta de ellos. Eso es porque no observamos la pausas, justamente aprendimos lo contrario, a no mirarlas. Nos percatamos de las cosas cuando ya no están, cuando se han convertido en parte del pasado, o bien nos damos cuenta cuando están llegando y son parte del futuro, pero cuando realmente están AQUÍ Y AHORA, nos las arreglamos para no verlas.

Cuando estás enojado, no lo ves, después te arrepientes. Cuando es muy inminente, lo sientes y te ves perturbado por que llegue otra vez. Simplemente, este tipo de pausas son tan pequeñas y tantas en un solo día, que de no estar muy alerta o viviendo en el instante, prácticamente ni las percibimos.

Estas maravillosas pausas, como la que existe entre una inhalación y una exhalación, son lo realmente verdadero, también son llamadas LA NADA, el punto medio entre la contracción y expansión, el 0, es por eso que a través de la nada lo encontraremos todo. Es absolutamente necesario llegar a LA NADA para encontrar EL TODO.

Por lo tanto, os recomiendo que trabajéis las pausas, que cuidéis la respiración, porque ahí está la clave, que seáis conscientes de ese instante divino, que es justo donde radica la única verdad, nuestro auténtico Ser. Respirar antes de contestar, respirar y disfrutar de esas pausas que he expuesto anteriormente, si os entrenáis en esta cuestión, realmente os llegarán importantísimas informaciones a vuestro Ser, para vuestra evolución y crecimiento personal.

El propio vocablo lo expresa por sí solo, el intervalo es la valúa o el valor que existe entre o inter un punto y otro, es decir, el valor intermedio entre dos situaciones, donde nada ocurre y todo es.





Recibid un pausado saludo!