Sinoé

Sinoé

martes, 27 de mayo de 2014

LA LEY DEL PERDÓN




Estimados seres de luz, llevaba ya un tiempo con este tema revoloteando en mi mente, cómo exponer el funcionamiento del Perdón?, ese mecanismo tan complejo y tan simple a la vez de poner en práctica, todo dependiendo de diferentes factores e improntas establecidas en nuestro Ser, dogmas heredados, niveles evolutivos y rencores anclados en nuestros corazones, son los que nos anclan y nos frenan en perdonar, neta y sinceramente.

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es abrir consciencias, ampliar puntos de vista y subrayar la suma importancia que tiene el Perdón en nuestra fase evolutiva como Seres humanos, ya que desde tiempos ancestrales, se nos ha enseñado a culpar, a juzgar y a sentenciar antes de perdonar, imaginemos por un momento que lo hiciéramos al revés, que fuéramos víctimas de una ofensa y de entrada perdonáramos sin más, ya no haría falta ni juzgar, ni sentenciar, ni culpabilizar de nada, sería un maravilloso ahorro de energía para uno mismo, pero que ocurre con el ofensor?, se aprovechará del Perdón para volver a actuar?, es muy probable que si, pero no importa, volviéndole a perdonar de corazón, llegará un momento en que sus ofensas no encontrarán vuelta de provocación y por lo tanto, se cansará y dejará de ofender, comprobadlo y os daréis cuenta de ello.

ETIMOLOGÍA

La palabra Perdón procede del latín par donare, algo para dar, cuando nos sentimos ofendidos, es porque nos sentimos aludidos y por lo tanto reflejados en la ofensa, cayendo muy fácilmente en provocación y solemos dar respuesta, ahí en ese momento no estamos per donando, sino donando, pero si por el contrario callamos, no respondemos reteniendo la pelota en nuestro tejado, tendremos algo para dar, por lo tanto podremos per donar siempre y cuando seamos capaces de transformar esa “pelota-ofensa”, en amor incondicional transmitido desde el corazón, no es necesario decirle a la persona que te ha ofendido que la perdonas, hazlo desde el corazón, de esta forma el Perdón se convierte en un trabajo interno e individual, que nos liberará, como decía al principio, de cargas absurdas de rencor que pueden reconducirnos a estados psíquicos y físicos preocupantes.

RAZONES PARA PERDONAR

Pero hay más razones por las que recomiendo perdonar, la más importante nos la comunicó el Gran Maestro Jesús clavado en la Cruz, “ Señor!, perdónalos porqué no saben lo que hacen!”, muy importante esta transmisión, ya que en sí misma denota la grandeza del Maestro indicándonos que no podemos exigir más sabiduría en niveles inferiores de evolución, por eso hay que perdonar; cuando un hijo nuestro de pequeño nos hace una trastada, quizás lo castiguemos, pero si le enseñamos a perdonar, quizás no vuelva hacer la trastada, aprenderá lo que no se debe hacer, pero por la vía del perdón, entendiendo progresivamente que tiene derecho a equivocarse, pero porqué le perdonamos?, porque no sabe muy bien lo que hace; como suponemos que los adultos si sabemos lo que hacemos, nos cuesta más perdonar, pues estimados Seres, esto no es así, las edades físicas no van acorde con las edades espirituales.

Otra razón por la cual hay que perdonar, es el sentirse sin cargas de recelo en nuestro interior, estas cargas son innecesarias e incómodas a la vez, puesto que suponen un freno en nuestra evolución a nivel social y espiritual, cuando entendemos que cada cual actúa como sabe y como puede, es cuando dejamos de ver defectos en nadie y estamos dispuestos a perdonar, ya que cada uno actúa según su capacidad. Así pues, perdonad a vuestros deudores y dejaran de serlo, hablad y comunicaos con ellos abiertamente y saldareis las ofensas, evitareis enemigos por lo tanto, estaremos fomentando franjas energéticas de alta vibración, es decir, AMOR.

CÓMO PEDIR PERDÓN

Lo primero a tener en cuenta es, que el perdón no tiene nada que ver con la disculpa, la disculpa es eximirse o querer eximir de culpas, cuando lo recomendable es siempre buscar soluciones y no culpables, es evidente que casi siempre nos sentimos culpables cuando fallamos y a consecuencia ofendemos a alguien, pero es por lo aprendido, si fallas eres culpable y has de pedir disculpas, no sería mejor pedir perdón y olvidarse de culpabilidades?, buscar soluciones conjuntamente las partes implicadas es lo mejor para un crecimiento mutuo, evitamos culpables y perdonándonos podemos seguir adelante, con AMOR. Así pues, hay que pedir perdón simplemente pidiéndolo desde la sencillez y la búsqueda constructiva, aportando soluciones al fallo cometido, nunca sintiéndose culpable, de esta forma se nos perdonará sin duda alguna y estaremos progresando en la relación.

CÓMO PERDONAR

La premisa básica para perdonar, es escuchar al solicitante del perdón sus argumentos, pero no por el hecho de si nos pueden convencer o no, si no por el hecho de su descarga energética y también por respeto, una vez hecho esto, estaremos en disposición de perdonar siguiendo las pautas de la cooperación para reparar la posible ofensa o fallo cometido, perdonando desde el corazón y buscando siempre el construir, nunca el destruir. En caso de enterarnos de que sufrimos consecuencias, ya sean de carácter físico o psíquico, de actuaciones de por parte de nuestros ancestros ya desencarnados, los cuales nunca nos pidieron perdón, es muy recomendable y saludable también perdonarles de corazón, de esta manera saldaremos muchas cosas pendientes e iremos rompiendo también con normas adquiridas y patrones muy encorsetados, recordad: “no sabían más”!.

CÓMO PERDONARSE A SÍ MISMO

Antes de perdonar a los demás, nos hemos de perdonar a nosotros mismos, hemos de estar limpios de nuestras dudas de culpabilidad sobre nuestras actuaciones para con nosotros mismos, tenemos que ser conscientes que estamos en proceso de evolución y aprendizaje, que somos esencialmente perfectos, pero continuamente experimentando, por lo tanto, no nos castiguemos, sino aprendamos de nuestros errores de manera constructiva, de esta manera nos podremos perdonar y consecuentemente entenderemos lo que ocurre dentro de nuestro prójimo, pudiéndole perdonar sin problemas.



Espero haber cumplido mi objetivo con este artículo, o al menos haber abierto algunos puntos de vista, perdonadme pero me retiro hasta el próximo artículo.



Un saludo!



viernes, 16 de mayo de 2014

OBSERVAR + SENTIR = PERCIBIR






Hola de nuevo estimados seres, más allá del significado simple de percibir, que sería recibir algo físico, por ejemplo un sueldo, se encuentra su acepción más abstracta, que sería el proceso de recibir informaciones, no físicas, de otros seres o de situaciones que se nos cruzan a diario, todo ello a través de la observación y la sensibilidad, que no es más que la capacidad de sentir , por lo tanto estamos situados a nivel de corazón, siendo el sentir la consecuencia de observar, así pues para percibir, primero hay que observar para luego sentir. Os recomiendo uno de mis posts, http://sersiempreser.blogspot.com.es/2012/03/sensi-sensum.html, donde queda bastante definido el tema de la sensibilidad.

Dicho esto, procederé a explicar los funcionamientos de las dos bases de esta maravillosa fórmula.


Observar

De observar-observare, que significa mirar con atención e interés, pero vayamos un poco más lejos, ob es un prefijo latino que da énfasis a la palabra que le siga, servare significa guardar, conservar, mantener, retener; por lo tanto, observar es guardar o mantener con fuerza y atención, si mantenemos atención, estamos observando, al igual que obvio es, como mínimo, todo lo que se pone delante de mis ojos.

Una vez resuelta la etimología soberanamente aclaradora, paso a profundizar más en el mecanismo de la observación, empezando por un fenómeno de carácter energético, que siempre se da cuando observamos, ya sea, una piedra, un animal, un escrito e incluso a otro ser , sea hombre o mujer. Cuando observamos con atención, estamos proyectando muestro rayo de visión sobre lo que observamos, este rayo es una vibración energética más potente de lo que nos pensamos, es capaz de atravesar la primera capa de la piel en el caso de animales y la primera capa de material en el caso de objetos o piedras, causando una liberación de Elementales atrapados en el punto focalizado, que darán una información prácticamente exacta al observador en diferentes sentidos, creando así un circuito de comunicación a nivel sutil entre el observador y lo observado, pero mejor aclarar esto con algunos ejemplos que se dan en nuestra vida cotidiana.

Todos los seres, estamos formados por millones de átomos en vibración constante y emitiendo en diferentes franjas vibratorias, por ejemplo una piedra no vibra igual que una vaca y una vaca tampoco vibra como un hombre o una mujer; esta vibración da una forma por su propio movimiento, a esta forma se le denomina Cuerpo Físico, esta vibración es alimentada por unas entidades denominadas Elementales, encargadas de hacer vibrar adecuadamente ese Ser, estos Elementales están atrapados esperando liberación para su propia evolución. Pongamos que estamos observando un mineral, lo miramos con atención y profundizamos con la vista en su Ser, estaremos liberando automáticamente sus Elementales, y esa liberación, estimados lectores, son las propiedades que nos va a proporcionar ese mineral, causando luego un sentir en nuestro corazón. Pero pongamos otro ejemplo, durante el día todos nos cruzamos con nuestros prójimos, y estamos continuamente observándonos los unos a los otros con más o menos interés, ya nos podemos imaginar entonces la cantidad de Elementales que ese están liberando continuamente, vemos tristeza, alegría, pena, vivacidad, plenitud, preocupación y un sinfín de sustantivos y pistas sobre los observados, provocando así un sentir, estos Elementales, son los encargados de transmitir estos sustantivos de un ser a otro.

De esta manera, también por observación, podemos empezar a diagnosticar a priori en base a iniciar una sanación, si focalizamos con nuestra vista física en una herida o en un foco de dolor, aparte de estar activando nuestra vista sutil (videncia), estaremos liberando los Elementales que vibran en ese foco de dolor o herida, el paciente en este caso tenderá a mejorar tan rápidamente como nosotros sepamos observar. Este ejemplo es muy importante para los terapeutas y los sanadores, ya que establece un primer paso de reconocimiento antes de proceder a prestarse como Canal de Energía Universal Sanadora.

Creo que estos ejemplos dados, clarifican mucho el gran poder de la observación en todos los sentidos, por eso observar es mucho más potente que mirar, yo diría que observar es mirar a consciencia, pero no nos podemos quedar solo en la observación, ya que nos quedaríamos solo con la causa y eso no es posible, porque no hay causa sin efecto, el efecto o consecuencia de la observación es el Sentir.


Sentir

Del latín sentiré, originalmente significaba oír, de ahí ha quedado en el catalán sentir, se usa tanto para significar sentimiento como para oír, no deja de ser curioso y a la vez muy cierto este fenómeno, puesto que el primer sentido que desarrolló el hombre, fue el oído. El propio latín con el tiempo, amplió la acepción a que sentir es el proceso de captar informaciones por todos los sentidos, de esta misma raíz tenemos palabras como asentir, disentir, consentir, resentir, presentir, etc.., todas ellas relacionadas, evidentemente con el sentimiento.

Así pues, el sentir implica a todos los sentidos y en todos los sentidos, como no podía ser de otra forma, pero básicamente su órgano principal de emisión de sentimiento, es el corazón. El corazón es el primer afectado, después de haber absorbido inputs a través de la observación y como consecuencia de ello, emite un sentimiento que se traduce en energía vibratoria siempre de amor hacia lo observado, por eso digo siempre que no hay que tener dureza de corazón, sino más bien elasticidad al objeto de amar inmensamente.

Aprovechando la ocasión tocando el sentir, quiero añadir que el hecho de sentir debe estar antes que el hecho de razonar, es decir, sintamos primero y luego pensemos como actuamos o si actuamos o no, sabremos de esta forma que siempre actuaremos de corazón, ya que si lo hacemos de manera inversa, en más de la mitad de las ocasiones nos olvidaremos del sentir, convirtiéndonos en seres cada vez más mentales.

Con la emisión de sentimiento sano de amor, también liberamos Elementales atrapados y por lo tanto subimos de vibración, esta vibración es captada en el corazón o esencia del ser observado, causando en él más liberación y con ello menor pesadumbre.


Percibir

Una vez expuestos ya los conceptos de esta maravillosa formula, vayamos a la solución final. La percepción completa solo, desde mi punto de vista, es dada por esta fórmula, es completamente imposible percibir ampliamente si previo a ello, no observamos, ni tampoco podemos sentir sin antes no observar, recordad el refrán “ ojos que no ven, corazón que no siente”, lo detalla claramente.

Acudiendo a la pura matemática, podemos decir que, si aumento la observación, aumentaré el sentimiento y con ello también en consecuencia, la percepción.



Para finalizar, deciros que solo quería daros otro punto de vista sobre estos conceptos, que de manera general son normalmente tratados de forma muy convencional, pero no menos razonable y respetable, espero haber conseguido abrir vuestras mentes un poco más, o en su caso haceros filosofar, cuestión siempre interesante,





Un perceptible saludo!

jueves, 8 de mayo de 2014

LA ANSIEDAD Y LA ANGUSTIA








Estimados/as lectores/as, se ha hablado y escrito muchísimo sobre este fenómeno, ya desgraciadamente pandémico en nuestra sociedad actual, como creo que todo está prácticamente dicho sobre este tema, mi intención en este artículo es dar unas pinceladas muy simples sobre las causas y las consecuencias de la ansiedad, cómo podemos evitarla y cómo podemos combatirla.

Orígenes

Tanto la palabra ansiedad como angustia provienen de la raíz latina (anxius, angor) y por lo tanto etimológicamente siendo sinónimas, aluden a la sensación de opresión y de estrechez que se siente en nuestro Ser, la primera más a nivel psíquico y la segunda más en plano físico. La raíz griega significa “yo estrangulo”. No en vano, en el sentimiento indefinido de angustia, aparece como nota dominante, esa sensación de opresión que se refiere habitualmente a la región precordial.

La maravillosa etimología de las palabras, nos lleva siempre a las causas de sus propios significados, esa sensación de estrechez, de opresión por el camino angosto y de ahogo en dicha región próxima al corazón, queda detalladísima en las propias raíces de estas palabras, es por eso que es treméndamente necesario hurgar ahí, puesto que mi manera de pensar siempre va en la tendencia de sanar la causa, para sanar automáticamente la consecuencia.

Para la industria farmacéutica, el reconocimiento en la sociedad de dicha patología, ha sido y es una de las mayores fuentes de ingresos, un campo de mercado maravilloso solo dedicado a atajar las consecuencias, pero no las causas, de lo cual se deduce o que por parte de la farmacopea hay una ignorancia en desarrollar producto para erradicar causas, o realmente es que no les interesa para nada, puesto que se les acabaría el negocio. Ahí lo dejo y que cada uno piense lo que crea oportuno.

Causas

Con todo el respeto a los profesionales psiquiatras, psicólogos y terapeutas especialistas en este campo, me permito desarrollar, a mi modo de ver, las dos causas principales que nos llevan a estos desagradables estados de ansiedad o angustia.

Desde mi punto de vista, la primera causa es el no saber todavía vivir el presente, ya no digo el instante, nuestro sistema social creado por nosotros mismos, precisamente nos invita mucho a no disfrutar de los instantes, vivimos a primero de mes pensando en cómo vamos a finalizar el mes, en vez de vivir el día a día, la gran mayoría de nosotros tenemos la vida hipotecada, y eso nos aparta del presente, estos dos ejemplos y otros más, hacen que nuestras mentes por propia programación y entrenamiento, se escapen del divino instante del vivir, preocupándonos en vez de ocuparnos de nuestras causas. Así pues, el pensar en el futuro a modo de pre ocupación, nos puede crear y de hecho nos crea ansiedad, nos hacemos planteamientos de futuro, cuando realmente no existe y por lo tanto edificamos castillos sobre humo, sin consistencia alguna, y encima cuando las cosas no nos salen tal y cómo habíamos planteado, viene la depresión, tema del cual hablaremos en otra ocasión. Cómo vamos a estar pensando en el futuro, si no tenemos el presente en armonía?

La segunda causa es el cargar con situaciones que no nos pertenecen, por la vía emocional muchas veces se produce el chantaje, por la vía del miedo a lo que podría ocurrir si no cargamos con ciertas cosas, que no son de nuestra responsabilidad; por querer ayudar al prójimo descargándole de su mochila, vamos cargando la nuestra con sus responsabilidades, en vez de ayudarle en su independencia y autosuficiencia, en vez de enseñarle el camino y enseñarle a andar, muchos de nosotros andamos por los demás, queridos….eso no es ayudar, sino crear dependencia y con ello más angustia y ansiedad en nosotros, al estrechar el camino interno y angosto de nuestro corazón y dejamos al prójimo estancado en su evolución. Si a esta causa le sumamos la primera, ya nos podemos imaginar la bomba de relojería que estamos instalando progresivamente en nuestro Ser. Además, esta segunda causa tiene un peso energético mucho más potente que la primera, al recoger e integrar la energía del prójimo en nuestro ser, se produce una carga de responsabilidad en nuestro corazón, que por mucho amor incondicional que procese, descarga y deriva esa energía a nuestro Ego y con ello a todo nuestro sistema linfático, creando así patologías físicas, como acidez, reflujo, hernias de hiato, diarreas y a nivel de corazón, palpitaciones y arritmias.

Ante la ansiedad

Afortunadamente, a día de hoy ya tenemos integrada en nuestra sociedad la medicina alternativa, existe un abanico amplísimo de disciplinas paralelas a la típica y convencional medicina, tanto a nivel preventivo, como a nivel curativo, pero lastimosamente no están subvencionadas por Los Estados, la fitoterapia, las terapias florales, la naturopatía y en mucho grado también la homeopatía, así como las sanaciones energéticas, forman parte de la medicina curativa alternativa, las terapias de crecimiento personal, las disciplinas como el yoga y sus amplias ramas, la dietética y el cuidado de la actitud personal, son medicina preventiva, tanto unas como las otras tratan directamente las causas y no las consecuencias.

Mi lema es prevenir antes que curar, si es posible. Por lo tanto es muy importante subrayar que para combatir, pero sobre todo para evitar la ansiedad, lo primero es coger la tendencia de vivir el presente, es muy importante hacer un esfuerzo en este sentido, hacer un examen de consciencia y revisar que es lo que estoy haciendo adecuadamente o no, para la consecución de mis proyectos. Quizás la palabra proyecto nos lleve al futuro y pueda haber contradicción con lo expuesto antes, pero no. Proyectar no es vivir el futuro, sino crearlo desde nuestro presente, por mediación de trabajar las tenencias y no las carencias, con el fin de crear abundancia. Este mecanismo, queridos/as lectores/as, no crea ansiedad, crea paz y seguridad, ya que nos ocupamos de nuestro presente en vez de preocuparnos por el futuro.

Otro mecanismo de prevención ante la ansiedad, es no exigirnos más de lo que podemos cumplir, para ello necesitamos saber cuáles son nuestras capacidades y con ello, nuestros límites, es interesante también llegar nuestro límite, pero solo para trascenderlo y ampliarlo. Todo esto está muy ligado a la capacidad de implicación en todos los sentidos, no nos deberíamos implicar más allá de lo que sienta nuestro corazón, ni de nuestras capacidades y tampoco más allá de lo pactado con amor. Si nos sobre implicamos y nos extralimitamos, nunca nos sentiremos satisfechos sino mas angustiados o ansiosos, ya que los objetivos se convierten en utopías.

Mi última recomendación para evitar la ansiedad es, trascender la esperanza, no esperar nada a cambio nunca, evitar crearse expectativas lo máximo posible y por supuesto convertirte en la acción. Cuando somos capaces de convertirnos en la acción, ya no estamos a la espera de nada, porque después de una acción hay una reacción ineludiblemente, por lo tanto solo debemos aplicar esta ley universal indestructible, todo fluirá apaciblemente.



Estoy convencido de que estas pinceladas, tendrán su efecto en vuestras esencias, estas descritas desde mi percepción, desde mi experiencia como sujeto paciente que en su día padeció ansiedad, pero sobre todo están escritas desde el respeto a todos los terapeutas convencionales o no, alternativos a o no, los cuales por el bien de la humanidad, con el paso de los tiempos cada vez trabajan más en equipo.





Recibid un apacible saludo!

domingo, 4 de mayo de 2014

EL PODER DE LA PALABRA





Hola de nuevo estimados seres, quisiera denotar en este escrito el poder de la palabra, el poder del sonido que hay en ella y el gran poder energético verbal.

Para nuestro curso normal de vida, es necesario comer y comunicarnos a través de la oración, si nos fijamos en la raíz (com) nos damos cuenta de que comer es compartir tu ser a la hora de alimentarse y si analizamos la procedencia de oración, sabemos que en latín oris es todo aquello que tenga que ver con la boca en incluso en algunos casos, también con toda la cara.

Así pues, todo pasa por la boca, tanto el alimento que entra en nuestro cuerpo físico, como el verbo que se expande en palabras más allá de nuestra boca. Por lo tanto deberíamos ser muy cautos sobre todo en lo que ingerimos, porqué aunque pueda parecer mentira, lo que ingerimos es muchas veces causa de lo que expulsamos en palabras, en incluso en hechos, si somos propensos a alimentos densos, nuestras palabras tenderán a ser densas y más difíciles de controlar, si por el contrario cuidamos nuestra alimentación, nos sentiremos más sutiles y con mas control de nuestra expresión.

Tengamos también en cuenta, que por la boca entra y sale aire, ese material etérico que no ven nuestros ojos físicos, pero que es capaz de integrar en su sí, ondas sonoras de vibración con entidad propia limitada en forma ovoide; dichas ondas vibratorias creadas por nuestras palabras emitidas al exterior quedan en órbita y son recogidas por otras sonoras de su misma vibración, creando así una comunicación fluida, pero cuidado! Porqué al tomar aire por la boca, dependiendo de nuestra vibración en ese instante, captaremos también ondas sonoras del ambiente en el que estemos con frecuencias afines, luego entonces es muy recomendable que respiremos en ambientes sanos, que sepamos respirar con consciencia, para poder equilibrar lo que entra por nuestra boca, con lo que sale por ella.

Queda claro entonces, que el equilibrio entre alimentación, respiración consciente y expresión sonora, es la clave para potenciar y empoderar nuestra comunicación hablada, todo este mecanismo está regido energéticamente por el Chacra 5 garganta. Podríamos sintetizarlo de la siguiente forma: así como, bebo y respiro, así me comunico y me expreso.

Otra vertiente interesante del gran poder del verbo, la seguimos encontrando en las mismas palabras que lo van definiendo, siguiendo esta línea fijémonos en la palabra origen, en si misma nos define oris (boca)y gen (principio), principio de comunicación, esto nos indica que el verbo es el principio de toda vida material, recordad la famosa frase “El verbo se hizo carne”, que detalla fielmente que la palabra es la causa de la materialización, ya que la palabra verbo procede del latín verbum (palabra).

Los sonidos se dividen tradicionalmente en vocálicos y consonánticos. Cuando se pronuncia una consonante las cuerdas voca­les se mantienen muy tensas, vibran con una frecuencia relativamente más baja que cuando se pronuncia una vocal, y por lo tanto, la consonante tiene un tono más bajo, de ahí el equilibrio vibratorio entre vocales y consonantes, de hecho la palabra consonante significa sonar con, con qué?, con las vocales, sin esta mezcla es imposible crear una palabra.

El Gran Maestro Jesús nos dijo que es más importante lo que sale de nuestras bocas que lo que entra, entiendo que se refería a que nos cuidáramos antes de nuestra expresión y capacidad de materializar, que no de nuestra alimentación, ya que las palabras iban dirigidas a gente muy ruda, primero comed y luego filosofad!

Para finalizar, os dejaré con algunas frases célebres pronunciadas por Grandes Maestros, sobre el don divino de la palabra, espero de corazón que este artículo sea de vuestro agrado, nos vemos en breve!, tenéis mi palabra!


Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas. (Buda).

Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes. (Lao Tse).

Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma. (Julio Cortázar).

La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha. (Michel de Montaigne).






Un saludo!