Sinoé

Sinoé

lunes, 20 de mayo de 2013

FELIZ MENTE







“La felicidad se alcanza cuando todo lo que pienso, todo lo que siento y todo lo que digo y hago, están en harmonía.”
Gandhi.


Vivimos en un plano mental, todo es mente y mente es forma, fijaos en los adverbios de modo, de forma, todos acaban en mente, por lo tanto la mente si es usada adecuada mente nos puede causar felicidad, pero si no, la puede limitar.

Los 4 aspectos de la mente:

El supra consciente: conexión con divinidad, chacra 7, mente en carta de ajuste, vacio, sin planteamientos, solo conectar, emitir y recibir, mente de las ideas.

El subconsciente: Chacra 6, aspecto mental donde reside la imaginación, el pasado y el futuro, es mente activa y abstracta, en su parte más profunda reside el ego, esta mente es la mente emocional, justo esta es la mente que nos limita la felicidad si no la usamos bien.

El consciente: Chacra 5, es la mente de la acción y de la comunicación, es la mente de la causa, actuar en esta mente es poner consciencia a todos nuestros actos, y eso es actuar en el instante, en el ahora y eso es felicidad, porque con el pasado ya nada podemos hacer, con el futuro tampoco, solo el ahora, el resto que sería estar en mente subconsciente me aleja de esto, de la felicidad.

Por lo tanto, si usamos bien estos 3 aspectos, el supra para vaciar mente y recoger ideas, el sub para visualizar y ampliar puntos de vista y el consciente para tomar consciencia del ahora, la felicidad está servida, eso sí, con la ayuda del corazón,

Senti mental

Corazón: Chacra 4, es el que expande el sentir por todo el ser y este sentir no lo puede limitar nada, la limitación tal y como he dicho antes, solo nos la pone el no actuar bien en el subconsciente. Así pues, con la ayuda del corazón podemos ser muy felices. Sentir mucho y razonar poco, lo justo.


Como usar bien la mente subconsciente para ser felices?

Teniendo en cuenta que este aspecto mental está regentado por la imaginación, el estado emocional y el registro akáshico, lo que debemos hacer es precisamente aprovechar este potencial energético en pos de la felicidad.

La imaginación

Es la capacidad y la acción de crear y ver imágenes, siendo la antesala de la videncia. Aprovechar esta capacidad, imaginando abundancia, estabilidad económica, ampliando nuestros puntos de vista, sin dogmas ni paradigmas y proyectando positividad ante todo, bien apoyado por estados de meditación, donde trabajaremos el ahora y la aceptación de las cuestiones que nos rodean, es la vía más directa a la felicidad.

El estado emocional

La energía del Astral más el ambiente atmosférico más la energía de otros seres, crean nuestro estado emocional y nuestro subconsciente se ve afectado directamente por todo lo que le envuelve, por todo lo que ve, todo lo que oye, en definitiva, por todo lo que capta del exterior, la cuestión es cómo gestionar nuestro estado emocional, que además es dinámico y está en constante cambio.

Cuando nos envuelve una emoción, lo mejor es reconocerla, ya sea positiva como por ejemplo una alegría, si la exteriorizamos, automáticamente creamos alegría a nuestro alrededor, pero que ocurre cuando nos invade una emoción no tan positiva o más incómoda, por ejemplo celos, envidia o rabia?, no la debemos exteriorizar tal cual en ese momento de la invasión, sino de entrada reconocer y observar esa emoción en silencio, para luego mas tarde en nuestro silencio interior, primero analizar en mente consciente la esencia de ese sentir, y en segundo lugar reconocer que hay un tema que resolver con alguien allegado, pero que antes hemos de resolver con nosotros mismos. Una vez llegado este punto, necesitamos la ayuda del corazón.

El corazón, que es el representante físico del alma, se ve afectado en su palpitar al recibir esas emociones, y la sangre se altera, vienen los sofocos por la segregación de glóbulos rojos desprendidos por la glándula del timo, sube el calor, nos da el subidón. En el caso de emociones positivas, como he dicho anteriormente, no hay problema en liberarlas rápidamente, pero en el caso de no tan positivas, lo mejor es no liberarlas y nuestro corazón automáticamente las grabará en su sí, para más tarde en meditación profunda ir a esa grabación emocional y liberarla en silencio, sanarla en nuestro ser y resolverla con amor incondicional, este proceso nos ayudará “efectiva mente “a ser más felices.

El registro akáshico

Se habla mucho últimamente de Akasha, palabra procedente del sánscrito que viene a significar éter o espacio abierto que todo lo envuelve, así pues se entiende que es un registro de todos los acontecimientos de Ser en evolución, que permanecen registrados en el cosmos, pues bien, siendo también nosotros un microcosmos, el reflejo de este archivo akáshico esta en nuestra mente subconsciente, ahí queda grabado todo nuestro pasado y futuro próximo y esa es la cuestión, si empezamos a recordar entraremos en muchas ocasiones en remordimientos, penas, arrepentimientos, esto nos aleja de la felicidad, si pensamos en el futuro, también en muchas ocasiones nos invade la preocupación en vez de la ocupación, la ansiedad, el proyectarse películas, hacerse ideas que si no las trabajamos en presente, posiblemente nunca se materializarán, estos dos casos nos alejan de la felicidad, a no ser que usemos técnicas de apertura de registros en nuestro Ser y resolvamos causas del pasado, para un buen entendimiento de nuestro presente consecuente, o bien nos limitemos a la simple aceptación del presente en mente consciente, aceptar nuestro presente de una manera u otra nos lleva a felicidad, ojo!, no estoy hablando de conformismo, sino de aceptación, si no aceptamos no progresamos.




Queridos amigos, seamos felices!

miércoles, 23 de enero de 2013

EL Nº 13



Hola de nuevo, mis queridos seres de energía renovable, nunca mejor dicho, puesto que la energía nunca muere sino que se renueva, para mí es un placer volver a escribir para vosotros, esta vez, solo escribo la introducción de este artículo, puesto que el resto es la visión perceptiva e impulsada por inspiración divina, de Silvia Montané, una gran amiga mía, lectora también de mi blog, que hace unos días me sorprendió con este maravilloso escrito, al leerlo, entendí rápidamente que tenía que publicarlo en mi blog, con mucho gusto os dejo entonces con su artículo, con la seguridad de que será de vuestro interés.


El nº 13, es el número de la regeneración, de la nueva vida y de las nuevas energías, es la materia ya sublimada.
Es el número de la transformación, es cuando el Espíritu abandona el cuerpo físico, para transformarse en luz, para luego cambiar de frasco , limpio, nuevo, fresco.


El nº 12, es el despojarse de las cosas antiguas, el cambiar de visión, pero en el nº 13 cambias de visión ya con un trabajo interior realizado con Cuerpo Físico nuevo.
El 13 es volver a nacer en otras circunstancias, es volver a nacer ante una nueva vida, en esencia, sin adornos, es algo auténtico, fruto de la propia labor interior.


Es por eso, que las parejas que hoy se rompen, lo hacen debido al cambio que proporciona el 13, y las nuevas parejas que hoy se conocen, se unen y se crean, están formadas por seres que ya se han trabajado interiormente, son seres que ya habían conectado en un pasado, con una labor anterior ya realizada, despojándose de cosas inservibles, y de visiones antiguas, dogmas que ya no nos sirven.

El cambio del nº 13 es muy profundo, integro y real, con una labor por interior que le respalda, TODA UNA REVOLUCIÓN, TODA UNA EVOLUCIÓN, Todo un regalo al esfuerzo del sufrimiento materializado, con el nº 13, un ser libre, auténtico y renovado.
Energías de una nueva manera de vivir, de una nueva manera de ver el mundo, de una nueva manera de compartir, de perdonar y de amar.


El resultado de una gran labor de empeño, de insistencia, de no rendirse.
El nº 13 se nos presenta, se simboliza con un esqueleto en el tarot, pero su significado es enorme, pues no necesitas más que un envoltorio...más que un cuerpo esquelético, una manera de representar.... poco exterior que necesitas para ser nuevo y auténtico, con unos cuantos huesos bastan para que la esencia sea esencia materializada, ya que un nuevo cuerpo le espera, aunque sea un cuerpo de huesos, más que suficiente para recordar que es un cuerpo, que se ha limpiado por dentro, y ha barrido todos los obstáculos para tener espacio interior y exterior, para ser libre y seguir viviendo.
Una nueva vida nos espera, una nueva vida vamos a tener, el 13 nos acompaña, para recordarnos que tenemos recompensa ante toda labor interna y de corazón.



Así pues, agradezco de corazón a Silvia Montané por su inspiración en el número 13.





Recibid un renovado saludo de Silvia y de Sinoé!

.

martes, 1 de enero de 2013

EL SÍ Y EL NO



Estimados lectores, os deseo Feliz Año 2013, en el que todos vuestros propósitos, que dependan de vosotros mismos, se cumplan con la máxima totalidad.

Hace unos días, una adolescente de 13 años me preguntó por el origen de la palabra no, pero no ya desde el punto etimológico, sino que me pedía le pudiera explicar desde todos los puntos posibles, incluyendo de rebote la palabra si, por supuesto.
Nunca me dejo de sorprender de las salidas, de esta gamma de adolescentes que coexisten con nosotros, en estos tiempos de cambios de ciclo evolutivo.

Lo primero que hice, fue agradecerle de sumo grado el hecho de plantearme tal cuestión, en la que nunca había caído en la cuenta, reconozco que me pilló fuera de juego, pero acudiendo a la inspiración divina, logré responder de la manera más asequible que llego a mi Ser, de lo cual se desprende la siguiente explicación.

Nuestro Ser, es un circuito abierto de energía, administrada por nuestros centros chakras, desde la más densa, concentrada en chakra 1, hasta la más sutil, concentrada en chakra 7, como quedó detallado en los artículos sobre los 7 chakras.

Podemos compararlo con un circuito eléctrico, donde los electrones circulan continuamente en círculo abierto, así también circula la energía amor kundalini, de ida desde chakra 1 hasta el 7, y de vuelta otra vez hasta el 1, formando un ciclo energético de luz abierto.
Pero que ocurre cuando interrumpimos, cerrando el circuito?, es cuando realmente vemos la luz energética, el circuito eléctrico nos da luz cuando lo interrumpimos, por la propia contracción de los electrones, bien pues en nuestro Ser tenemos 2 interruptores de paso de energía, uno es la lengua en chakra 4 y el otro es el perineo en chakra 1, queridos amigos, sinceramente os digo que de ahí procede el sí y el no.

El no

La sonoridad de su consonante “nnnnn”, es un componente vibracional muy potente, al colocar la lengua en la posición correcta para ejecutar el fonema, es decir, tras los dientes superiores incisivos y junto al paladar, estamos interrumpiendo y cerrando el circuito, causando así la concentración energética en nuestro Ser, en los chakras superiores, llenándolo de toda luz, por lo tanto, el no es anterior al sí y el principio de toda luz, ya que es la única forma mantener la energía siempre en contracción.

El sí

La sonoridad vibracional de esta consonante, es aire puro y es expansión, es volver a abrir el circuito y expandir con la afirmación, toda ese energía que hemos concentrado anteriormente con el no, al objeto de focalizar, decretar y proyectar todo lo que queramos.
Por lo tanto, podemos decir que el sí, apaga la luz del ser, para expandirla hacia el universo, donde debemos ser capaces de dirigirla convenientemente.

Así pues, desde este punto de vista, está muy claro que el tándem si y no, es un fenómeno de contracción y expansión, si no negamos no contraemos, y al afirmar expandimos.

Tanto lo podemos hacer con la lengua, como con el ano, contrayendo este último, estaremos haciendo lo mismo que cuando ponemos la lengua al decir no, pero en este caso estaremos cerrando el circuito de los chakras inferiores, es decir, alumbrándolos con energía, por ejemplo el tantra usa estas premisas entre otras, para un adecuado funcionamiento de la energía sexual.

Espero haber contestado convincentemente a estas adolescentes en evolución, así como también, haber dado otro punto de vista que va más allá de lo etimólogico.

Recibid un saludo de sí y no!