Sinoé

Sinoé

jueves, 3 de julio de 2014

FINITO E INFINITO







Hola mis queridos Seres de luz, continuando con mi carácter de buscador y dado que quien busca encuentra, hace unos días me encontré con unos apuntes que tomé hace ya mas de 20 años en un cursillo de terapias y parapsicología, todos ellos tomados a con bolígrafo azul y letra prácticamente taquigráfica, ya os podéis imaginar la satisfacción que me produjo encontrarme de nuevo con dichas notas, sin más dilación me puse a releerlas recordando muy con vivacidad el proceder y la actuación del Maestro que impartía el curso, Don Salvador Navarro cuya esencia, hace ya un tiempo, traspasó a otras moradas más sutiles.

Queriendo hacer acopio y poner en orden dichos apuntes, me es muy grato el transmitíroslos ordenadamente a modo de post, para compartir dichas enseñanzas con vosotros y con el universo.

Va por usted! Querido Maestro Salvador!

Según cuenta la matemática universal, ninguna consecuencia es mayor que su causa, causas de potencia determinada, no pueden producir efectos mayores a las causas de su origen. El conocimiento de esta Ley no es más que la consciencia de la realidad, de la lógica. Cuando un gran efecto parece ser causado por una motivación de menor orden, podemos pensar que este menor no es el origen, sino solo una condición o vehículo para que se dé la consecuencia.

Una semilla no es la verdadera causa de un árbol, ni un huevo es la causa de la gallina, porque ambos resultados son mayores que la semilla o el huevo; en este caso, tanto semilla como huevo son condiciones vehiculares para el nacimiento de árbol y ave, pero no su causa directa.

La semilla y el huevo, aun siendo vida en sí mismos, colocados sobre una mesa no producen absolutamente nada que tenga vida, pero cuando una está oculta en la tierra húmeda y el otro puesto al calor, se convierten automáticamente en creadores de vida. En este caso, es la misma Creación y su proceso creativo la verdadera causa, actuando a través de la simiente y del huevo, que son los vehículos acondicionados para la actuación de las causas.

Por lo tanto, es un error el de ciertas teorías sobre los orígenes del hombre, cuando admiten la posibilidad de un efecto mayor producido por una causa menor, matemáticamente es imposible. El hombre es mayor en todos los sentidos que el más perfecto de los animales y si el hombre más primitivo tiene un grado numérico, pongámosle de 100, y el animal más perfecto, pongámosle de 50, nunca podemos admitir que los 100 grados del hombre proceden los 50 grados del más perfecto animal.

Lo que ocurre es que la Ciencia convencional ha probado que el cuerpo físico humano, es un cuerpo animal. Pero la diferencia esencial, al menos para mi, esta en otra vertiente., hay un abismo insalvable entre el cuerpo animal y la mente humana; nunca un cuerpo físico se ha transformado en mente por su propio poder intrínseco, así como nunca un valor 50 puede dar un valor 100, por su propia virtud.

Si en el hombre aparece algo esencialmente superior a su naturaleza animal, esto no viene de su cuerpo físico, sino de una fuente mayor, llamémosle potencia, ya que puede fluir y manifestarse a través de potencialidades.

La Matemática con su principio creador y la Ciencia convencional con su proceso evolutivo, es la unión de todos los finitos creados por el Infinito, ya que la evolución de finito a finito sería imposible sin esa cadena evolutiva y sin el Principio Creador. El agua no pude fluir por una cañería si no hay una fuente inicial, anterior a esta.

Una potencia evolutiva supone inexorablemente una potencia creadora, la evolución se manifiesta a través de la evolución, por eso todo es dinámico y está en constante movimiento, viniendo a demostrar que el Hombre procede el Infinito a través de innumerables finitos.

Por lo tanto, si educamos en que el hombre viene directamente del Infinito, sin haber evolucionado de finito a finito, eso iría contra la ciencia, y si enseñamos que el hombre procede solamente de finito en finito, esto sería un argumento matemático.

Así pues, desde mi punto de vista escojo el educar en que el Hombre u Homo Sapiens procede del Infinito a través de finitos y esto, será los más perfecto en síntesis entre el principio creador de las Matemáticas y el proceso evolutivo de la Ciencia convencional.

Estimados Seres de Luz, os dejo este escrito en vuestras mentes y en vuestras almas, con el deseo veraz de que puede alimentar en vosotros los principios creadores de toda vida, recordad que la vida solo os lleva a la vida.





Un saludo infinito!









No hay comentarios:

Publicar un comentario