Sinoé

Sinoé

jueves, 10 de noviembre de 2011

EL CUERPO ESPIRITUAL Y EL PLANO ESPIRITUAL

Hola queridos seres espirituales, quisiera hablaros sobre este "Cuerpo", el mas alto en vibración, en sutilidad y el más amplio en consciencia.

El Cuerpo Espiritual

 Es en él, donde radica el Espíritu, la Consciencia Divina, es el que abarca al resto de cuerpos, Astral, Etérico y Físico. Su campo vibratorio intenso aparece a partir del Cuerpo Astral interponiéndose con él y tiene absoluto contacto con la mente universal, rozando a la Fuente Divina de donde todo emana. Como dije en el post de "La Consciencia", su representante vital es la mente cuyo representante físico es el cerebro. Cuando alcanzamos vivir solo con este cuerpo y en el Plano Espiritual lógicamente, es cuando hemos trascendido todo karma y por supuesto toda encarnación, lo cual no quiere decir que no volvamos a reencarnarnos, eso si, solo en misión Crística, esos son los "Avatares", Jesús, Buda, Zoroastro, krishna, quizás Moisés y otros mas, todos ellos sabios conscientes de cuales eran sus misiones Crísticas, en cada momento de la historia de la humanidad. El Cuerpo Espiritual es el único cuerpo que vive eternamente, este mismo acoge al Cuerpo Astral cuando ya ha trascendido sus apegos, es por eso que hay que apuntar siempre hacia el Espíritu o Consciencia Divina, alumbrándolo desde el Alma.

El plano espiritual

 En este ámbito de luz absoluta, encontramos seres con misiones Crísticas de alta responsabilidad, como creadores de planetas, guías de humanidades enteras o civilizaciones, co-creadores de material sensible, es decir, conSciencia divina absoluta. Es por lo tanto nuestra meta lo creamos o no, seamos capaces de verlo o no, de la Fuente divina salimos por propia contracción y a la misma regresamos por propia expansión, nuestro corazón es un ejemplo de esto mismo. Somos como el agua de esas fuentes luminosas que tenemos en nuestras ciudades de las cuales no cesa de brotar agua, siendo siempre la misma creando un ciclo energético sin perder su propia esencia, salvando las distancias ya que nosotros cambiamos de ciclo conforme vamos aumentando vibración, somos peregrinos que iniciamos nuestro camino el Alfha para regresar a Omega, es decir, sin principio ni fin puesto que somos atemporales.

 Finalizaré este post de hoy recordando una frase del Gran Maestro Jesús: Getsemaní " De aquí a la casa de mi Padre hay muchas moradas" Un placer como siempre!

1 comentario:

  1. Hola Sinoe es un gusto siempre leer tanta sabiduria,me ayudas mucho , un abrazo

    ResponderEliminar