Sinoé

Sinoé

martes, 29 de noviembre de 2011

LA ILUSIÓN, EL DESEO, LA ESPERANZA

Estimados seres de luz, me gustaría profundizar sobre estos tres términos, aunque quizás mi punto vista pueda pareceros un poco deprimente de entrada, puesto que son conceptos que a priori nos mantienen vivos parece ser, para seguir batallando en nuestra cruzada complicada y tortuosa de nuestra vida mundana.

La ilusión

Frívola y convencionalmente utilizamos esta palabra para definir que estamos contentos o alegres por algo en concreto, como por ejemplo, "me hace ilusión regalarte algo" o " que ilusión volverte a ver!", pero también utilizamos frases como, "la ilusión de mi vida es.." o la famosa frase publicitaria "la ilusión de todos los días" ( el cupón de la once ), que ya no denota un sentimiento de alegría, sino de carencia ya que hablamos de lo que nos falta y no de lo que poseemos.

La ilusión realmente se basa en la carencia, en lo que no tenemos y por lo tanto en la irrealidad, porque solo existe en nosotros lo que poseemos, y lo que no poseemos forma parte de la ilusión.

Por lo tanto, desde mi punto de vista es mejor no ilusionarse con nada, sino trabajar en lo que tenemos para hacerlo mas abundante.

Solo trabajando la abundancia en nuestros recursos, podremos decretar lo que creamos mas conveniente para nosotros porque todo está en nuestro ser, solo hay que encontrarlo y potenciarlo.

Sustituyamos pues la ilusión por el decreto, proyectemos sin pedir nada, creemos una matriz mental para atraer y hallar lo que buscamos, sin manifestar carencia, porqué la carencia atrae carencia y la abundancia atrae abundancia.

El deseo

El sentimiento de deseo nace en las partes densas del alma, está mas ligado al ego que al espíritu, y por eso estamos acostumbramos a confundir deseo con conveniencia, es la famosa batalla entre corazón y razón.

Si deseamos y no obtenemos el objeto de ese deseo, nos venimos abajo, nos decepcionamos pero si lo conseguimos, sentimos placer, el alma se llena de vigor y eso nos incentiva a desear mas, es un círculo cerrado y vicioso que se retro alimenta.

El deseo también define carencia, deseamos lo que no tenemos en vez de amar más lo que tenemos, por lo tanto sugiero sustituir el amor por el deseo, así evitaremos decepciones y fracasos.

La esperanza

La esperanza indica inactividad, para que vamos a esperar nada? Actuemos directamente, busquemos activamente nuestro objetivo sin deseo, sin ilusión, solo con amor.

Ayudemos sin espectativas, creemos sin espectativas, vivamos sin esperanza, y así evitaremos vivir mas allá del presente eterno, con lo cual evitaremos decepciones y frustraciones y viviremos mas intensamente.

Como he dicho al principio, soy consciente de que si este escrito no se entiende bien, puede ser desalentador pero en realidad os digo que si llevamos a cabo la tendencia de eliminar de nuestra vida estos tres conceptos, viviremos mucho mas tranquilos, porque viviremos el instante.

Así que, os sugiero que no deseéis, no esperéis, no os ilusionéis, solo actuad y decretad.

No quisiera haberos desanimado con este post, solo haceros ver las cosas desde otro punto de vista.

Un saludo!

2 comentarios:

  1. muchisimas gracias por todo lo que compartes, no creo que sean palabras de desanimo, sino todo lo contrario :D

    Espero que sigas escribiendo siempre.

    Besos

    ResponderEliminar