Sinoé

Sinoé

miércoles, 19 de octubre de 2011

LA CAUSA Y LA CONSECUENCIA

Que he hecho Yo, para merecer esto?

 Estimados seres de luz, esta es una de las preguntas más habituales y mas importantes que nos hacemos durante nuestra existencia, en esta dimensión. Una pregunta cuya respuesta yace en nuestras causas, en nuestras acciones anteriores y presentes.

 El instante presente es el producto de nuestras causas anteriores, y el artífice de nuestras consecuencias inmediatas o posteriores, es por eso, que el instante es tan poderoso en energía vital, precisamente por esa mezcla comprimida de causa y consecuencia. Si somos capaces de tener claro como actuar, seremos capaces de asumir las consecuencias posteriores. El problema emerge cuando no conocemos o no recordamos las causas, que nos han llevado a vivir el ahora actual personal, sobretodo si este momento es amargo, y esa es la hora de plantearse la pregunta en cuestión. Si el momento es dulce, ni si quiera nos lo planteamos. Muchos de nuestros actos se han producido en anteriores encarnaciones, y por lo tanto no estamos preparados a nivel consciente para recordarlos, solo recordamos los producidos en esta misma encarnación. Es maravilloso, pero duro encararse con las causas producidas en anteriores existencias, pero necesario, si queremos comprender nuestro presente y que nos sirva de terapia de actuación. Solo hay un método para ello, es la Hipnosis Regresiva, con ella podemos visualizar causas y momentos cruciales, ya vividos anteriormente, os recomiendo que leáis cualquier libro de Brian Weiss, reconocido psiquiatra norteamericano docto en esta materia. El hecho de enfrentarnos a nuestros actos y conocerlos, nos servirá para vivir el presente, con mas información consciente del porqué nos ocurre lo que nos ocurre y así poder decidir la forma de actuación, a partir del ahora. Nuestra sociedad no está montada para atacar las causas, sino más bien para combatir las consecuencias, tanto es así que habitualmente confundimos causa con consecuencia, porqué? Porqué el hecho de combatir las consecuencias es uno de los negocios mas rentables a nivel económico, la industria farmacéutica produce medicamentos a tal objeto, pero no está nada interesada en desarrollar fármacos que ataquen las causas de las patologías, ya que esto acabaría con las consecuencias y por lo tanto con su negocio archimillonario, no como el caso de la industria homeopática o la de medicina natural, siendo las únicas encaradas en este sentido, atacar las causas y prevenir consecuencias. Por lo tanto, nosotros mismos somos los causantes de todo lo que nos ocurre, no existe la casualidad, nada es casual sino causal. Nosotros trazamos nuestro destino, como va a ser nuestra existencia a través de todas las moradas, hasta llegar a la luz, total donde causa y consecuencia serán un Todo.

 Cuidémonos pues de nuestros actos, ya sean físicos, emocionales o mentales, porque así mismo estaremos cuidando las consecuencias de los mismos. 

 Una vez más ha sido un placer comunicarme con vosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario