Sinoé

Sinoé

viernes, 14 de octubre de 2011

LA DUALIDAD



Estimados seres,


Hoy me dirijo a vosotros para hablaros de la dualidad, un concepto muy instaurado en nuestra dimensión de vida actual.

Blanco y negro, alto y bajo, bien y mal, amor y odio, guapo y feo, calor y frio... y un sinfín mas de opuestos, son los que en muchas ocasiones dominan nuestro Ser, ya que están en su seno.

Estos conceptos duales, no son absolutos sino relativos, nunca nada está del todo bien ni del todo mal, ni nunca hace un frío ni un calor absoluto, pero sí necesitamos, de los dos polos para poder mesurar, para poder establecer medidas en el recorrido de un polo a otro, esas medidas son lo que llamamos matices.

Como he comentando antes, la dualidad está en nuestro Ser, y para daros un ejemplo claro, he escogido la siguiente palabra:
"Individuo"
A simple vista parece una palabra sencilla, que detalla un significado aparentemente simplista, un individuo sería cualquier persona que nos encontraramos por la calle.

Pues no, es más que eso, si vamos a la esencia de la palabra y la desmenuzamos, encontraremos lo siguiente:

In: interior, interno.
Divi: abreviatura de divino o también divisible.
Indivi: indivisible.
Duo: dos, dual.

Así pues, un "individuo" es un Ser internamente divino e indivisible, pero que también guarda una dualidad, que a su vez lo divide. Cual es esa dualidad? El Ego y el Yo.

Si, queridos lectores, el Ego y el Yo también son opuestos, son la Gran Dualidad del Ser, son los que engloban el resto de opuestos existentes.

El Yo es el todo y el Ego la ausencia relativa del Yo, así como el frío es la ausencia relativa del calor, y así sucesivamente con todos los opuestos.

Efectivamente y tal y como he detallado en otros escritos, el ser debe recorrer su camino desde el Ego, situado en la parte mas densa del Alma, hasta encontrar a su Yo superior, situado mas allá incluso del estado de Supra-Consciencia.

En el polo Ego encontraremos el mal, lo feo, lo frío, lo bajo, lo denso, lo negativo, el apego, y en el plano Yo encontraremos todo lo opuesto, por supuesto todo en términos relativos.

 Así queridos/as, deseo que encontréis ese camino desde Ego al Yo, que es el que os librará de la dualidad y os hará renacer en la cuarta dimensión, la dimensión de la unidad, donde nada es relativo y todo es absoluto, donde todo es nada y todo es Uno.

Gracias por vuestra atención un placer siempre escribir para vosotros.

2 comentarios:

  1. Exacto... Un sinfin... Nunca habia visto esa palabra en un contexto tan adecuado...

    ResponderEliminar
  2. Perdona, pero la palabra individuo deviene del étimo latín individuus, que quiere decir indivisible y nada más.

    ResponderEliminar